A la hora de plantear tu proyecto a las distintas empresas de reformas de cocinas en Valdemoro, es aconsejable que tengas muy presente la teoría que vamos a desarrollarte en esta entrada de nuestro blog. Si vas a acometer obras en esta estancia tan importante de tu casa, te sugerimos que tengas en cuenta el concepto de triángulo funcional o triángulo de trabajo.

Es, sin lugar a dudas, una norma que todo profesional de las reformas de cocinas en Valdemoro debe valorar a la hora de poner en marcha las acciones pertinentes. Básicamente, consiste en conectar las tres zonas de trabajo principales de una cocina para reducir al máximo posible los recorridos que se deben realizar entre ellas y, por lo tanto, aumentar la funcionalidad de la misma.

Estas tres zonas de las que te hablamos son la de almacenamiento, donde puedes ubicar el frigorífico, por ejemplo; la de preparación y limpieza, en la que se encuentra el fregadero, y la de cocción, donde estarán el horno y la vitrocerámica.

Según esta teoría que nació en los años 40 en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Illinois en Estados Unidos, cada uno de los lados de este triángulo imaginario debe medir entre 1,2 y 2,7 metros, la suma de los tres lados no puede ser inferior a los 4 metros ni superior a los 7,9, y no se pueden colocar obstáculos que interfieran en ellos. Además, dicho triángulo no puede estar en una zona de la casa que sea de paso, ya que de lo contrario no te facilitaría la tarea cuando estuvieses cocinando.

Con esta teoría bien clara, podrás emprender tu reforma de manera que optimizarás al máximo el espacio y la distribución de tu cocina. En Reformas David estamos especializados en esta clase de servicios. Puedes llamarnos para asesorarte o pedir presupuesto sin ningún compromiso.